1 feb. 2009

VIAJE ASTRAL


Muchas personas se han encontrado de pronto en una situación peculiar cuando se dan cuenta que están fuera de sus cuerpos, mirando al mundo desde un ángulo muy diferente al común y corriente .¿En qué circunstancias ocurren esas experiencias al cuerpo?
Proyección Astral, es el término que designaba al este fenómeno: una experiencia en la que una persona deja su cuerpo físico y parece contemplar el mundo exterior desde una posición completamente separada de él.
El stress parece ser una de los elementos coadyuvantes, y muchas personas han informado que experimentaron la sensación de abandonar sus cuerpos cuando se sometían a una operación, después de un accidente o cuando estaban gravemente enfermas. Pero hay numerosos casos de personas que estaban durmiendo, o haciendo sus tareas habituales, como ir de compra o regar las plantas, cuando ocurrió la experiencia.
Al principio, no se distingue el estado físico habitual, salvo por una sensación de agradable bienestar. el "espíritu" o cuerpo "astral" parece quedar unido a su cuerpo físico por un delgado cordón, que les permite volver a su estado normal.
La palabra "astral" se usa para describir un segundo cuerpo dentro del cuerpo físico. Es una copia exacta de la versión de carne y hueso, pero está compuesto por material más sutil, de apariencia luminosa. Se pretende que es capaz de separarse del cuerpo físico y desplazarse atravesando objetos sólidos. El cuerpo astral exige en lo que se llama el plano astral, que incluye el mundo cotidiano pero se extiende más allá de él. Este cuerpo sobrevive a la muerte.
Antiguos escritos indios hablan de ocho siddhis (poderes supranormales) que pueden ser adquiridos mediante la meditación. El sexto siddhi es "volar por el cielo" que, presumiblemente, indica la proyección astral. Una creencia religiosa común a algunas culturas es que el shaman (una especie de médico-sacerdote) puede dejar su cuerpo a voluntad y acompañar las almas de los muertos a la tierra de los antepasados tribales.
La creencia de que no se debe despertar a un sonámbulo puede proceder de pensar en que si se despierta su cuerpo astral jamás encontrará a su cuerpo. Aún más aterradora es la creencia, común en Haití, de que el alma puede ser robada por seres malvados y su dueño esclavizado; los zombies de Haití son, de acuerdo con la tradición, cuerpos sin almas.
Uno de los pocos hombres cuya facultad de trasladarse astralmente era reconocida por la Iglesia Católica fue san Antonio de Padua (1195-1231). San Antonio era un monje franciscano de origen portugués que ganó gran reputación como predicador en Italia y el sur de Francia. Es el santo patrono de los pobres y a menudo se le solicita la recuperación de los bienes perdidos.
Se cuenta de san Antonio que un día, en 1226, cuando predicaba en una iglesia de Limoges, recordó súbitamente que debía estar hablando en otra iglesia, en el otro extremo de la ciudad. San Antonio interrumpió su sermón, cubrió su cabeza con la capucha y se arrodilló en silencio durante varios minutos. Durante ese tiempo, los monjes que estaban en la otra iglesia vieron aparecer al santo que explicó su lección y después desapareció como había llegado. San Antonio volvió a su cuerpo arrodillado y continuó el sermón.
En momentos de peligro mortal o stress emocional agudo quizás seamos capaces de recuperar esos recuerdos del nacimiento y, de nuevo, dejar la oscuridad -un cuerpo que sufre- y levantarnos hacia la libertad y la luz.
Yo he sido sometida a numerosas operaciones en donde se uso anestesia general y en más de una ocasión sentí como mi espíritu se desprendía de mi cuerpo, es una sensación única y a veces causa mucho temor.
Si a ti te ha sucedido algo así y quieres compartirlo con nosotros, déjanos un comentario

No hay comentarios:

Publicar un comentario