28 ene. 2009

PRINCIPIOS BASICOS DEL CURANDERISMO



Sobrenatural:
Algunas enfermedades son naturales (más densas) (diabetes), mientras que otras son sobrenaturales (más sutiles) (el mal de ojo), sin embargo, todas las curas se realizan a través de métodos sobrenaturales. (sutiles)

Balance:

La salud depende de un equilibrio entre lo frío y lo caliente. Las enfermedades, la comida, las etapas de la vida y las medicinas se caracterizan por su grado de calor. (Esta creencia es similar al concepto que se encuentra detrás de las dietas macrobióticas).
Para restaurar el equilibrio, las enfermedades "calientes" son tratadas con remedios "fríos", y viceversa. Por ejemplo, la hipertensión es una enfermedad "caliente", causada principalmente por los corajes o sustos.
Los remedios fríos como los plátanos y el jugo de limón se utilizan para curar la enfermedad, como también los tés de tila.

Las enfermedades se clasifican de la siguiente manera:
- Naturales: principalmente causadas por la falta de equilibrio. Se utilizan hierbas y limpias como tratamientos primarios, al igual que una dieta recomendada para el paciente.

- Sobrenaturales: causadas por uno mismo, por un desequilibrio espiritual. La forma más usual del tratamiento es intentar regresar el alma y sacar el mal sobando un huevo sobre el cuerpo del paciente. El huevo toma la mala energía, la cual es eliminada cuando el huevo se rompe.

Las dolencias sobrenaturales debido a la brujería son los aspectos más sensacionales del trabajo del curandero. Una vez que éste atribuye la enfermedad a algún tipo de hechizo, deberá determinar que tipo de brujería debe utilizarse para contrarrestarlo.
Los tratamientos incluyen eliminar el hechizo, o en algunos casos extremos, atrapar y matar a la bruja responsable de éste. (Mientras que algunas fuentes del curanderismo piensan que estas causas sobrenaturales son producto de la brujería, es importante tomar en cuenta que otras fuentes creen que no es una manifestación de la brujería).

El TAO, que siempre se refiere al equilibrio perfecto de los dos principios: femenino y masculino, YIN y YANG en éste bellísimo símbolo, mandala que se puede mirar y mirar, sin que cesen las sugerencias que despierta en la mente y que está presente en la "teoría" de toda la medicina china, explica lo que arriba dice como que en el caso de las enfermedades, las intempestivas o calientes son yan y las crónicas, las frías, son yin. En los alimentos hay desde lo más yin que es el azúcar, la miel, hasta lo más yang que es la sal. Efectivamente los cítricos son muy yin y resultan regios para los alborotos de rabia que son yang. En la hipertensión que es yang como rabia que no se saca, sirve un juguito de naranja con harta azúcar o mejor con miel de trapiche que no tiene todas las porquerías y manipuleo de un ingenio azucarero... Y si de abejas, mejor. Si además las naranjas son tomadas del árbol, con todo el prana o la vida bullente en su interior, tienen 100 veces más energía que las magulladas y carísimas del supermarket...

Y ya te vas dando cuenta cómo es de estúpido quitar la sal como inconveniente para todo el mundo; ¡no! La droga alopática, la de la farmacia, es yin; por eso los médicos no pueden nada contra las enfermedades crónicas. En el caso de infección (fiebre) y dolor de cabeza, ambos tan yang, las aspirinas y los antibióticos yin, son efectivos... La jaqueca es muy yin y por eso no hay nada en la farmacia para ella y aqueja especialmente a las damas, a las yines faltas de yang, de su parte masculina.

El asunto del huevo que no conocía es muy bello. ¿Sabías que los recursivos y sutiles chinos en vez de agujas que no siempre hay, usan semillas de arroz y con la potencia de una semilla, con su fuerza vital, le meten energía a la parte afectada del cuerpo desde el meridiano de energía correspondiente? Cuando se trata de carencia de energía en un órgano, sirve la semilla, perfecto Tao con los dos principios en armonía. Supongo entonces que un huevo, siempre y cuando sea fecundado, o sea embrión: semilla de vida, también tiene mucha vida latente, mucha energía para darnos. Y quien está correspondiente con dejarse afectar por los escasos aunque indudables poderes de un brujo... es que tiene huevo... La más efectiva semilla parece ser la bíblica semilla de mostaza que es muy pequeña y sin embargo tiene adentro, latente, un soberbio árbol.

Las agujas tienen la gran ventaja de que permiten recibir energía donde falta y sacarla de donde sobra y el Sujok (acupuntura coreana) no necesita todo el cuerpo para ponerlas, sino sólo la mano y en casos extremos el pie. Con los alimentos que escogemos podemos apoyarnos mucho si podemos darnos cuenta cómo estamos, para dónde vamos y por lo tanto qué necesitamos, como con el Pranayama (la ciencia de la respiración)... Las carnes animales son yan, siéndolo mucho más las rojas... por rojas precisamente. Mis dos primos de la GFU las suspendieron. Mientras que el primo yang siete se iluminó, el primo cinco, el yin, se fastidió... él necesitaba la adrenalina del sufrimiento del matadero, que consumimos en las carnes. El otro no, a él le hacía daño de eso. Los alimentos neutros, o Tao, son las semillas, y de allí la buena prensa de los granos integrales que en el fondo son óptimos solamente para apoyar la armonía de los seres equilibrados... adonde no hemos llegado. Finalmente, descartada la existencia de seres del mal en el universo del Padre, la brujería no tiene nada qué temer: es solo una mezcla de sugestión, toxicología y prestidigitación

No hay comentarios:

Publicar un comentario